El Polvo in - necesario


Hablemos hoy del polvo, no de ese al que metafóricamente me referí en mi primer entrada a la vida, proyectos y demás cosas que suenan como lindito, sino del polvo rico, delicioso, o bueno, que así debería ser, pero que realmente se ha convertido en la pata coja de la mesa y esa ropita sucia que se lava en casa, pero de la que todavía aun nos cuesta “extenderla” con libertad: SEXO


Yo no soy una gurú del sexo, sexologa, ni nada por el estilo, me falta conocer y experimentar demasiado, (hay tanto que aprender que creo que no me va a alcanzar la vida); en realidad, solo soy una peladita que desde sus 15 años le tocó aprender sola, porque mis papás se paniqueaban pronunciando s e x o, además que casi mato a mi mamá de un infarto cuando a mis 17 me tocó sacar agallas - no tengo idea de donde -, para contarle que había perdido mi virginidad y que necesitaba planificar para poder llegar a mis 27 años sin ser mamá.



Me tocó recurrir, para bien o para mal, a leer verdades y muchas mentiras del sexo, a investigar, a estudiar lo que ni en un colegio de monjas, ni mis papás conservadores me iban a enseñar. A cagarla, a experimentar, a conocerme, a ir a terapias (con sexólogo, ¡si!, no siempre todo fue maravilloso), pero con el objetivo de tener muchos y muy buenos orgasmos y una vida sexual del putas, estuviera sola o acompañada. Y de eso, he logrado llegar a algunas conclusiones, que no son la verdad absoluta, pero creo que tengo considerables conversaciones de análisis post-sexo, con amigas, con terapeutas, con amigos, para decir que mi teoría puede ser razón de muchos problemas sexuales entre parejas o traumas propios.

Importante: ¡hay cosas de cosas!… hay traumas que no entran aquí, temas que ya pueden ser una patología, enfermedad, o situaciones delicadas que quizá yo no sabría cómo lidiar sola si alguna vez me pasaran y que requieren ayuda profesional, consultar un médico, un sexólog@ o alguien que de verdad sepa - médicamente hablando-… aquí hablo de lo más común que se escucha y se ve por ahí).

En Sacando el polvito, quiero decir verdades, mostrar realidades que no tienen distinción de género o preferencias sexuales; verdades duras tanto para las mujeres como para los hombres, a quienes de manera muy cínica, les hemos echado TODA la culpa por tener que fingir orgasmos y no lograr cumplir las tan ansiadas expectativas multiorgásmicas e irreales del porno tradicional, pero también creo yo, que hay mujeres que ponen esa tarea muy difícil.

...sin embargo, hay que reconocer que hay mucho man egoísta e individualista por ahí, sin saber donde coño está un clítoris, o creen que una vagina es una paleta derretida ...

Así que esto será una crítica constructiva, con una posición y opinión muy personal, pero que, en mi caso, me ha servido para decir que mis malos polvos son MUY CONTADOS, porque volviendo a la teoría del m.c.m, la única persona en común de todos… soy YO, y yo Ana María Puerta, me conozco, me masturbo, me toco, me miro al espejo y se que me gusta, que detesto, que me encanta, cómo y donde me gusta y cuales son mis límites. (¡sin abrir los ojos por favor!)


Continuando con la labia... Siempre la mayoría de mis amigos han sido hombres, por decir que un 95%, y aunque estudié en un colegio femenino, fallé demasiado en ser esa niña llena de amigas jajaja. El caso es que, por ser el “parcero con tetas” de mis amigos, me tocó escuchar sus conversaciones de tipos enamorados o de pubertos ganosos, sus comentarios sobre las viejas, algunas de sus historias (los manes resultan no ser tan comunicativos con eso entre ellos), sus miedos, su forma de hablar y básicamente aprendí a entender un poquito como funciona su cerebro en cuanto al sexo.


También por otro lado, siendo mujer, con mis amigas, todas muy mamasitas, muy tesas y muy cortadas con la misma tijera, hemos hablado más de sexo, que de cómo nos va cogiendo esta adultez y la vida profesional, hemos profundizado un poquito más que la típica conversación sobre qué tan grande o chiquito lo tiene fulanito y peranito. Y al final, con ellas, con lo que escuché de amig@s y conocid@s y lo que he experimentado yo, reconfirmé algunas de mis teorías, que las iré compartiendo aquí poco a poco para que, si le interesa, entre todos aprendamos dos cosas: TU ERES TU MEJOR POLVO y que tener buen sexo también depende de uno.

Honestamente, desde mi posición femenina, me atrevo a decir que los manes la tienen muy dura (no aplica sentido figurado jajaja). Por una parte, tienen demasiados estereotipos encima y muchos (espero se salven bastantes) no tienen ni idea que hay cosas más brutales que únicamente venirse y fin, ejemplo: un orgasmo sin eyacular o un squirt (¿sabían que existe en los hombres también? Si no, vaya a Google y busque, porque se están perdiendo de cosas bien interesantes). Y por otro lado, y aquí viene una de mis mayores críticas a mi género, la tienen muy difícil con las viejas, un montón de mujeres morrongas (de verdad espero que no todas), que esperan que un man, que jamás en la vida las ha tocado, haga todo por ustedes, adivine que a usted le gusta más que le hablen al oído a que le toquen las tetas, o que ni a bala llega a un orgasmo con penetración, sino con oral, por poner algún ejemplo y hagan lo que "se supone" que funciona y usted se quede ahí como esperando que todo le llegue.


Pero ALOOO, mis queridas "damas", se nos olvidó un detalle: lo que a usted le gusta, a otra le puede parecer horrible, detestable o simplemente inaportante. Por eso un man puede saber mucho, pero cada persona es diferente y, de verdad, me parece muy difícil, que ellos estén por ahí de adivinos, siendo “mamatoco” tratando de hacerlas venir, sufriendo o quedando por malos polvos o egoístas e incapaces de satisfacerlas, porque las viejas no se masturban, no se conocen, no se tocan, ni tienen ni puta idea que les gusta.

¡Ey, niñas! Los orgasmos son responsabilidad de cada una, tu pareja (sea hombre o mujer), los penes, los vibradores o lo que sea que les guste, son solo INSTRUMENTOS! Si ustedes no se conocen, pueden hacerles el mejor oral de sus vidas, hacerles todo el kamasutra o cogerlas el mismísimo Nacho Vidal y no van a sentirse satisfechas o no se los van a hacer rico, ¡olvídense! (para todo hay excepciones, hay malas lenguas, muy egoístas, que no buscan aprender y ahí no respondo yo)

¿Sacamos el polvito? o ¿polvazo? 🤔🤔... sea como sea, nos merecemos tener buen sexo, y nuestras parejas se merecen que les des sexo aún mejor, pero para lograr eso, hay que aprender, hay que estudiar, hay que leer, practicar y muy importante Hablar. Hombres: preguntes y por favor estudien y permitan que les muestren, niñas: hay que dejar de creer que sus parejas tienen toda la responsabilidad y que nosotras no estamos en la obligación de aprender lo que les gusta, les excita y los hace retorcer (porque si no sabe como hacer retorcer a un man, preocupese, vaya y aprenda!!! No se trata solo de que lo metan y ya, eso se los aseguro).


Aquí hablaremos claro, sin pelos en la lengua. Tanto morbo y tanto misterio me parece una completa estupidez, (es ridículo que normalicemos más hablar de droga, que de sexo). Hay que normalizar el s e x o, es putamente delicioso, y bien hecho, aún más, pero para disfrutarlo hay que hablar claro y hay que ver qué responsabilidad tiene cada persona en esa anorgasmia, esa eyaculación precoz, esa inseguridad femenina, ese susto tan HDP de los hombres por no lograr cumplir expectativas, de orgasmos, de cuerpo, de tamaño (así lo nieguen a capa y espada). No se sabe quién exige más a quien y al final, somos un montón de coños queriendo el polvo de la vida, sin saber siquiera que, para tener el polvo de la vida, primero tenemos que convertirnos en el mejor polvo de nuestras vidas y como consecuencia el de alguien más.


166 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo