top of page

Trapeando con el Amor Propio


No sé si sea la pandemia, la peye de año que nos ha tocado vivir en términos generales o el encierro, que ahora nos vemos a nosotros mismos intentando no enloquecer, publicando muchas veces frases e intentando demostrarnos que nos amamos de forma absoluta, como si por arte de magia llegara el AMOR PROPIO y ¡PLOP! tu vida hecha un paraíso terrenal.


Ojalá hubiera más de eso y que todos explotaran de amor por ustedes mismos. Pero, a ver, hay que ser muy ilusos para tragarse entero ese cuentico de que todo se resuelve facilito con un montón de frases motivadoras que nos suenan bonito, pero que no interiorizamos ni aplicamos. Yo las publico y no está mal, hay que darse moral. Pero también hay que mirar lo que tiramos bajo el tapete después, cuando alguien nos critica o nos daña, y hasta ahí llegó el “power” de esa frase de superación y merecimiento. A veces, nos creemos muy fuertes, llenos de valentía y orgullo propio, hasta que llega un “vientesito” que nos da justo en el punto débil y nos desarmamos como florecitas de esas entre medio feas y bonitas que salen volando cuando uno sopla... esas que jajajaj no me acuerdo como se llaman y no voy a buscar (ustedes entendieron).



La verdad es que, bueno hablaré desde mi caso personal, el fucking y anhelado amor propio cuesta. y cuesta demasiado. A mí me ha costado años de lucha, de sentir que a uno se le va el aire, de darme palo como un berraco. Además, definitivamente creo que no es ni siquiera una meta tipo “me amo por finnnn… putos todos, fin de mis problemas” jajaja ¡NO!


Quererse a uno mismo cuesta muuuchas faltas de amor y traiciones a uno mismo. Cuesta dejar ir lo que nuestro ego nos dice que “queremos”, cuesta las 200 millones de equivocaciones en las que lastimaste a la gente que amabas porque te volviste un iceberg que no sentía nada y “pareciera” que nada importara. A mí personalmente, me ha costado años mirarme a un espejo y decirme que soy suficiente, que soy figurita escasa de álbum. Me ha costado años de terapia, ¡sí, con psicólogo!, para reconocerme y tambien aceptar mis demonios, mis cagadas, mis vainas no tan chéveres y como consecuencia de esas terapias, mi amor propio también ha valido un billete laaaargo jajaja. La mejor versión de mi ha salido carita, no crean que esa mierda es Gratis. ¡JAMÁS!

Terapias porque amarse no significa que todo el mundo tiene que aguantarse tu genio de mierda, tu orgullo, tu incapacidad para pedir perdón, o comunicar lo que te jode y te molesta, o aceptar que la cagaste hondo, o ¡peor! que la gente tenga que tolerar que los volvás mierda con tus palabras o tus pataletas de niñ@ chiquito@ porque sos así y punto, ¡NO! - y uno no siempre puede solo.

Querer como un putas a Ana María Puerta y valorar mis talentos, capacidades y forma de ser, me ha costado relaciones que aún muy adentro me duele tener que haber soltado por que mi ego se negaba a entender que no me convenían. Hoy, después de años completos aferrada al pasado, lo voy entendiendo. Me ha costado amistades, cortar lazos familiares profundos, revolcadas con mi niñez y mis patrones jodidos por mis papás. Me costó días enteros en los que después de prometerme no volver jamás, me humillé, mendigué, me rebajé, y me di palo porque, al parecer, por ningún lado y en ningún espejo veía la Ana de la cual yo me sintiera orgullosa de ser, teniendo en cuenta que en mi vida hubo mucho tiempo donde no conocía que era paz, ni tranquilidad y menos independencia emocional. Ese camino aporrea bastante y crea cicatrices que definitivamente no son superficiales.

“Creo que, en el infierno de cada uno, amor propio es estar aquí luchando, afrontando, intentando ser feliz, viviendo, volviendo a creer, reconociendo lo que te lastima, poniendo nuevos límites que te cuiden y te alejen de eso que ya no quieres en tu vida y dándola toda, una vez más, después de estar tan jodido tantas veces."

Y dejémonos de guevonadas, eso suena demasiado bonito, pero no es tan fácil. No es tan sencillo mirarse a un espejo y decirte (hablo por mi pues) :”Sos una mamasita, una mujer hermosa, disciplinada, una tesa, berraca, echada pa’ delante, chimba, inteligente, te mereces lo mejor del mundo y vas a salir hoy a buscarlo”. Póngale los adjetivos y género que quieran, cualquier piropo que se quiera echar y no resulta tan fácil de echarlo, así como dicen en las frases. Uno primero coge y se critica, se autodestruye. Se dice un montón de cosas feas, se acuerda de los miedos, mas no de sus talentos, mira lo que no ha hecho, en vez de lo que ya ha logrado; lo que no le gusta de su cuerpo, en vez de lo que lo hace único; lo que le falta en vez de lo que tiene. Ni agradecemos porque “almenos” podemos VERnos en un espejo, y como eso, tenemos una lista la hijueputa que no parece terminar. JA! y así queremos que otr@ pendej@ vaya y vea la putería de persona que ni nosotros mismos somos capaz de reconocer y ver Jajaja ¡que descaro!… a lo bien.


Eso también me incluye. Yo también creí muchos años que no era suficiente, ¿Para quién? ¿Para mi o para otra persona igual o más perdida que yo, incapaz de autogestionarse ni de evaluar sus propias cagadas? Me volví dependiente de otros, de sus opiniones sobre mí, de lo que decían que iba a ser mi vida si no cambiaba lo que a ellos nos les gustaba de mi ¿o de ellos?, sabrá el putas. Sentí que ser impulsiva, despistada por estar pensando en mil cosas al tiempo, arriesgada, bastante jodida, terca, imprudente, alborotada, poco hábil para seguir normas y quedarme callada y lejoooos de ser como tantos estereotipos que nos han impuesto, iba a ser mi perdición. Y les juro que me lo creí por años. ¡Pero mirá que no!… eso ahora (bien gestionado) son mis mayores cualidades y las que me tienen donde me tienen. Lejos o no, me tienen por fin sintiéndome PLENA y FELIZ de ser YO 100% y de seguir creciendo todos los días un poquito más.


No digo que van a morir de amor por ustedes todos los días de su vida. Eso no es realista, yo por ejemplo no me amo al 100 todos los días. Me crítico y me doy palo. Lo hago y seguro seguiré haciéndolo, porque no pretendo ser una mujer que se adule a si misma todo el tiempo y no se dé cuenta de que todos los días tiene vainas que mejorar y situaciones que superar, - la autocrítica es necesaria para evolucionar -, pero lo hago con compasión y respeto a mí misma, porque creo que el amor propio es un proceso de todos los días. Es como si fueras un artista pintando su portarretrato, donde cada vez que lo mires, tendrás algo que pulirle, así lo veas hermoso y te encante porque esa obra (TU) está por ahí colgada embelleciendo el mundo (que cursí… jajaja lo escribí creyéndome Van Gogh mientras pintaba alguno de sus retratos y los retratos de Van Gogh son hermosos jajaja).

Al final y para mí, amor propio resulta ser esa esa segunda trapeada de la casa, la que si hace que sientas que la casa está reluciente. Es esa capacidad para aceptar que somos la cagada en muchas cosas, pero que estamos dispuestos a evolucionar y crecer (trapear las veces que sea necesario), Que además reconocemos todas esas cosas brutales que tenemos y las no tan brutales y pue eso último se cambia. (así como cuando toca mover todo los los muebles porque el trapeador no cabe debajo).


¿Que si es fácil? ni por el putas, (trapear bien tampoco... sino pregúntele a una mani-chiquita cuanto se demora escurriendo un trapeador jajajaja), no es fácil, es un camino laaaargo y difícil. Pero el día que nos aceptamos y nos damos el valor que debemos darnos, así, en nuestra imperfección, ese día sucederá magia, comenzarás a verte y a brillar tanto, que será imposible que otr@s no te amen y te vean. Así como cuando te dicen "ay pero como tenés las casa de bonita!", así... trapeando con el amor propio.


125 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page